Skip to main content

Compartiendo con Andi, Educador Infantil en Noruega

Larisa LARA-GUERRERO
03 Febrero 2021

Compartiendo con Andi, Educador Infantil en Noruega

El pasado 24 de enero de 2021, en la conmemoración del Día Internacional de la Educación, tuvimos la oportunidad de conectarnos con Andi, un nativo de Indonesia y un educador de la primera infancia en el norte de Noruega.

Cuando visitó Noruega por primera vez, no tenía planes de residir o trabajar allí, ya que solo había venido a visitar a un amigo. Luego, decidió quedarse a vivir en Noruega.

«Asistí al curso de idioma noruego que proporcionaba el gobierno y comencé a encontrar trabajo en seis meses», dijo Andi.

Se postuló para ser maestro en un jardín de infancia cercano. Aunque tenía un conocimiento y una capacidad limitados para hablar noruego, ya que el curso lo preparaba para una conversación del día a día, pensó que esta era la oportunidad de aprender y mejorar su noruego.

«El director me preguntó mi motivación para postularme, ya que no tenía experiencia en educación infantil. Dije que me encanta trabajar con niños, y que me gustaría tener la oportunidad de aprender el idioma mientras trabajo con ellos», dijo Andi, recordando su primera entrevista antes de ser maestro.

Su empleador le concedió tres meses de periodo de prueba, y lo asignó a un departamento para niños de 0 a 3 años, lo que ayudó bastante a sus habilidades lingüísticas en ese momento.

Andi asimiló y aprendió muchas cosas importantes durante su trabajo como maestro. Reflexionó que la educación de la primera infancia juega un papel importante en el orden social de Noruega. Demuestra competencia social, democracia y solidaridad.

«Con un año, a los niños se les han enseñado varias costumbres en una democracia, como hacer cola o esperar un turno. A los tres años, los niños pueden expresarse y expresar sus sentimientos directamente. Como maestro, nos encargamos de tomar eso sin molestar a los niños cuando juegan. Los niños pueden expresarse cuando quieran decir que no y respetar la privacidad. Puedes ser tú mismo», explicó Andi.

Además, se les ha enseñado la diversidad desde una temprana edad. El gobierno anima a los inmigrantes a trabajar en el jardín de infancia en su primer año. El objetivo es presentar la diversidad a los niños.

«También creamos una lista festiva de niños en el jardín de infancia. Por ejemplo, un niño vino de Palestina. Anotamos su día de celebración de origen para celebrarlo juntos. No significa que cuando viven en Noruega se olviden de dónde vienen», agregó.

Todas las culturas son respetadas con la defensa de la democracia, la honestidad y la igualdad.

Muchas personas que se trasladan a un entorno cultural y social diferente pueden pasar por diferentes períodos de sentimientos o al comúnmente denominado como «choque cultural» cuando llegan por primera vez a un nuevo país. Las nuevas personas, los nuevos lugares de interés y las nuevas costumbres pueden resultar extraños.

«Por ejemplo, aquí el trabajo doméstico y de cuidados puede compartirse por igual entre mujeres y hombres. Esto es algo extraño para quienes venían de una fuerte cultura patriarcal, y esto es lo que enseñamos desde el principio sobre la igualdad», dijo Andi.

Uno de sus momentos de «choque cultural» fue una cultura laboral que implementa un buen equilibrio entre el trabajo y la vida. Era diferente de sus pasadas experiencias antes de mudarse a Noruega.

Después de dos años trabajando en el departamento para niños de 0 a 3 años, Andi se trasladó a otro departamento para niños de 3 a 6 años, ya que su capacidad para interactuar y comunicarse en noruego había sido buena.

Comparte sus historias y experiencias en Noruega a través de su plataforma de redes sociales en Twitter e Instagram. Escribe sus publicaciones en redes sociales en indonesio para mantener el compromiso con este. Resulta que muchos maestros de jardines de infancia en Indonesia siguen sus plataformas de redes sociales.

«Mis publicaciones en las redes sociales han llegado a muchos maestros de jardín de infancia en Indonesia. Nos conectamos y organizamos reuniones y llamadas en Zoom, Teams y Google Meet para compartir la experiencia sobre cómo se implementa la educación infantil en Noruega. Además, también tuve sesiones con niños de jardines de infancia indonesios para mostrarles cómo es Noruega y ampliar sus horizontes», dijo Andi.

Andi atesora su contribución, sin importar lo pequeña o lo grande que sea. Una vez les mostró a los niños cómo cruzar la calle en el paso de cebra. Los niños notaron que el conductor detuvo su automóvil de inmediato y se sorprendieron por el comportamiento, ya que el conductor sigue las reglas y respeta al peatón.

Añadió: «Quiero motivar a los niños indonesios a través de las sesiones virtuales que organizan sus profesores. Nunca sabremos qué serán los niños algún día, tal vez en el futuro sean el próximo presidente o ministro. Quiero que experimenten cosas buenas y positivas a una edad temprana (0-5 años), que los afectarán en la toma de decisiones de muchas personas cuando crezcan. La sonrisa de los niños no tiene precio».

Andi se siente afortunado de ser un educador de la primera infancia en Noruega. Puede comprender cómo la educación infantil en Noruega moldea el carácter de los niños hacia la democracia y la igualdad.

Él sueña con que los indonesios puedan disfrutar de una educación accesible y de calidad para todos por toda Indonesia. Espera que los maestros en Indonesia tengan una calidad de vida decente y buena para valorar su contribución a la próxima generación.

Actualizaciones De Idiaspora

¡Mantente informado de nuestras últimas noticias!
Dirección de correo electrónico del suscriptor